Opiniones

Elecciones Europeas de 2014. Mis conclusiones.

Hola amigos. Ya sé que el propósito de este blog era hablar de sistemas y de running. De vez en cuando alguna opinión, pero lo justo. Pero quiero hacer una pequeña excepción con este tema meramente político, por justicia. Y, vaya, para que se me entienda.

Dejar claro, primero, que yo no he votado estas elecciones europeas (y casi me cuesta el divorcio :P). Mis motivaciones eran principalmente el desencanto con la clase política en general, el no estar de acuerdo con un sistema electoral de lista cerrada, ver un hemiciclo lleno de sinvergüenzas; pero ojo, no solamente los corruptos. Indignarme viendo como se unen todos, se ponen de acuerdo, en votaciones como la de bajarse los sueldos (y votan no), o cosas que les tocan directamente a ellos. La clase política. O como se va a poner de moda ahora, “los partidos de la casta”. Como resultado pensé que sería bueno experimentar el sentir de una persona desengañada. Como el 55% de los españoles que no votaron. Ver qué ocurre después, cuando ocurre el proceso electoral. Sacar conclusiones.

Mis pensamientos de partida eran de tono pesimista. Pensaba que igualmente, votásemos o no, todo iba a seguir igual. PPSOE con la mayoría, una merienda de negros. La izquierda dispersa, como siempre. El pueblo, atontado, como siempre.

Anoche me di cuenta de que me equivocaba bastante. Supongo que con matices. Pero que me equivocaba. O eso creo ahora. Que el pueblo no parece estar tan atontado como yo creía, ni la izquierda tan dispersa después de todo. Que yo debería de haber votado a Podemos (que era mi idea original). Que el pueblo responde, aunque lentamente. Pero que parece verse, dentro de este sistema electoral de mierda, algo de luz en la mente de las personas. Al menos.

Todo esto no cambia el sistema electoral de mierda. Todo esto no cambia los sueldos que se llevan muertos esta “casta” política. Que todo lo hacen por y para ellos mismos. Salvando a cuatro que parecen tener buenas intenciones (que ahora deben de demostrar con hechos). Y, bueno, más que nada; me hace recobrar un poco la fe en las personas. En la clase política no, claro está, pero creo que podemos excluir del grupo “personas” a la clase política puesto que ni ellos mismos se consideran iguales a las personas.

Si todo esto al menos sirve para meterle un poquitito de miedo en el cuerpo a algunos. Esos que quieren controlar todo lo que no controlan para dormir tranquilos. Lease twtter, partidos políticos minoritarios que de momento no se venden, derechos fundamentales como el aborto, la (des)educación, etc… pues ya me daré por satisfecho. Me gustaría ver que esto va a más, me gustaría ver este mismo resultado en las elecciones nacionales, me gustaría ver como los partidos del pueblo crecen. Y no solo eso, aunque esto ya es soñar, me gustaría ver como esos partidos del pueblo crecen lo suficiente como para arrebatarles el control a los que puso Franco a dedo, que ahí siguen. Y que se acaben las pensiones vitalicias para los que no las merecen, que se acaben las dietas de más de quinientos mil euros al año para esos mangantes que no tienen la decencia ni tan si quiera de ir a trabajar. Que se acabe la lista cerrada, que se acabe la falsa democracia esta que tenemos y que, ya me vengo arriba. Se termine la monarquía farolera esta que tenemos. De corruptos, también. Ladrones de casta.

Pero bueno. Hay que ir paso a paso, de momento, este primer paso no parece malo. Parece que hay al menos unos cuantos millones de españoles a los que no les gusta que les hagan comulgar con ruedas de molino. Ojalá, repito, esto solo sea el principio de un cambio.

Pido disculpas a las personas, en general; por la arrogancia, por pensar que eran tontos y no iban a saber votar bien. Pido disculpas a aquellos que tienen un voto menos que podría haber sido uno más. Creo que votar sí sirve, aunque el sistema de voto no sea el mejor.

Anuncios
www.docker.io

Docker. Contenedores ligeros para levantar aplicaciones en segundos.

Hola chicas, hoy os voy a hablar de Docker. Aunque todavía no lo conozco mucho ya lo he usado para algún servicio pequeño. Pero para entender bien de que va, echadle un vistazo a estas diapositivas tan majas que se han currado los desarrolladores. (En general el sitio web de Docker es bastante bueno, tiene tutoriales interactivos y el tutorial normal, de toda la vida, tiene un auto test al final para comprobar que has entendido bien el concepto. Tiene un aire educativo muy, muy currado.)

Bien, ahora que habéis entendido un poco de que va os cuento un poco la idea que yo he cogido de todo esto.

Para un administrador de sistemas, en ocasiones, se presenta la necesidad de tener muchos servicios pequeños distintos, o el mismo pero repetido muchas veces. Por ejemplo en un entorno de pruebas, donde los developers necesitan cada uno su chiringuito y quieren ir probando cositas. Lo normal era levantarle una máquina virtual a cada uno con sus necesidades, o varias máquinas virtuales con diferentes versiones del mismo servicio, etc. El gasto de recursos de una máquina virtual, para según que cosas, era desmesurado. Te podías meter perfectamente en decenas de Gigas de disco y ocupar un entorno virtual casi al completo. Para este tipo de situaciones Docker puede resultar útil.

Por ejemplo, levantar un contenedor en Docker que simule un servicio de mysql en un Ubuntu server puede pasar de ocupar varios Gigas en una máquina virtual completa (que no vas a usar entera) a solamente 400 MEGAS en un contenedor de Docker. Porque Docker solamente te va a levantar lo estrictamente necesario (para que os hagáis una idea de lo que significa “lo necesario”, Docker no os va a instalar ni tan si quiera top, ni vim, ni vi ni leches… ¿para qué?). Además, si lo hacéis bien, tampoco vais a saber ni cómo se llama ese host, ni dónde está, ni nada de nada. De nuevo, ¿para qué?. Solo vais a saber que tenéis un contenedor con mysql dentro, con vuestra configuración personal, y punto pelota. Eso sí, vais a necesitar tener una forma de llegar a ella, puesto que Docker (si os leéis la documentación) dice claramente que los contenedores son para usar dentro de Docker. Que es mentira, pero verdad al mismo tiempo. Os montáis un proxy en Docker, por ejemplo Nginx. Y ya en el proxy le decís que cuando alguien venga a Docker preguntando por un puerto, vaya al localhost a ese puerto y engancháis ahí el contenedor para que sea visible desde fuera. Ya os pondré ejemplos de esto.

La gracia es que, cuando tengáis la recetita hecha (Dockerfile) y vuestros ficheros de configuración customizados, podréis lanzar un contenedor o setecientos en cuestión de segundos. Por ejemplo, levantar un contenedor de mysql sobre Debian tarda exactamente 30 segundos. Si vuestra conexión de internet es más lenta, tardará algo más (porque tardará más en bajarse los paquetes de mysql, básicamente). Pero la cuestión es que no tardará más de unas cuantas decenas de segundos. Y tendréis un contenedor que parecerá una Debian a todos los efectos, con vuestro mysql customizado (o vuestro cluster de mysql, que también se puede, amigos). De repente tenéis un racimo de mysql’s en lo que tardáis en ir a por un café y volver, y configurados como queréis.

¿Qué pasa si cambiais algo en el Dockerfile?, ¿volverá a descargarse todo de cero y montarlo limpio?

No, o no necesariamente. Dependerá de vosotros.

El Dockerfile es lineal, se ejecuta desde arriba hacia abajo por ese orden estricto (por eso tenéis que pensar bien los pasos al confeccionarlo, pero no pasa nada, es la forma natural humana de hacer las cosas. Una lista de pasos a seguir, básicamente, ordenados del primero al último). De repente, en el paso 5 se os ha olvidado añadir una instrucción. La añadís y volvéis a lanzar el contenedor. Él mirará qué pasos antes del 5 están hechos ya y en el orden correcto y no los repetirá. Empezará a partir del nuevo paso que, y aquí viene lo bonito de Docker, se comporta como Git. Sí, amigos. Se registran los cambios como los “commits” de Git y podéis resetear al gusto, volver atrás, etc. Como veis, Docker mantiene una filosofía de ahorrar tiempo en los procesos. ¿Que de repente has metido la pata?, no pasa nada, vuelves al punto previo antes de meterla y continúas. No tienes que empezar de cero. Y además se puede considerar esto auditoría (aunque anónima), y ver qué cambios se han hecho en un contenedor cuando las cosas no funcionan como deben.

Otra cosa que no os he contado sobre Docker que está muy bien es que Docker dispone de un repositorio de contenedores genéricos. Por ejemplo, si quieres una Ubuntu limpia, solo tienes que ejecutar:

docker pull ubuntu

Se descargará una lista de contenedores de Ubuntu por versiones, para que dispongáis de la versión que necesitéis en cada momento. Si ejecutáis el comando “docker images” podréis ver los contenedores disponibles:

root@docker:~$ docker images
REPOSITORY        TAG        IMAGE ID              CREATED       VIRTUAL SIZE
ubuntu                       13.10      9f676bd305a4     3 weeks ago     178 MB
ubuntu                       saucy      9f676bd305a4     3 weeks ago     178 MB
ubuntu                       13.04      eb601b8965b8    3 weeks ago     166.5 MB
ubuntu                       raring     eb601b8965b8    3 weeks ago     166.5 MB
ubuntu                       12.10       5ac751e8d623      3 weeks ago     161 MB
ubuntu                       quantal  5ac751e8d623      3 weeks ago     161 MB
ubuntu                       10.04      9cc9ea5ea540      3 weeks ago     180.8 MB
ubuntu                       lucid        9cc9ea5ea540      3 weeks ago     180.8 MB
ubuntu                       12.04      9cd978db300e    3 weeks ago     204.4 MB
ubuntu                       latest      9cd978db300e    3 weeks ago     204.4 MB
ubuntu                       precise   9cd978db300e    3 weeks ago     204.4 MB

Pero no solamente existe el repositorio oficial. En esta web tenéis un índice de contenedores Docker de todo tipo, hechos por usuarios o bien desde cero o bien usando los oficiales, etc.

Podéis jugar con el tutorial de la propia web, que está muy bien. En el próximo post hablaré de cómo configurar Nginx para acceder a los contenedores desde fuera.

Recursos:

El drama de pagar $0.99 USD

Algunos de vosotros estaréis un poco hartos de leer de manos de vuestros contactos en las redes sobre Whatsapp, Telegram, Facebook y Mark comprando Whatsapp; y la madre que los parió a todos. Yo estoy harto de leer sandeces. Alguna cosa leo medio coherente, pero en general, paja todo. No digo que esto que voy a escribir yo a continuación sea algo medio coherente, es una pequeña reflexión atentando a eso que hacemos tan poco. Recordar el pasado y ponernos en el lugar de otro.

Hace unos años, los creadores de Whatsapp pensaron que sería buena idea crear algo que mandase mensajes entre usuarios, basándose en la agenda del teléfono como un SMS cualquiera, pero a coste cero para el usuario utilizando la conexión de datos del mismo. Es una ideaca aquí y en Pekin. Y seguro que no fueron los primeros en pensarlo, pero sí los primeros con los suficientes recursos y experiencia previa para ponerlo en marcha. Y lo hicieron. Y lo hicieron GRATIS. Y de repente el mundo pasó de ser un lugar donde se mandaban e-mails y SMS a costes brutales por caracter a un lugar donde decir cualquier chorrada era gratis. Y no voy a entrar a hablar del deterioro de las relaciones humanas a partir de ese punto, no me corresponde. Pero, RECORDAD, estuvisteis mucho tiempo sin pagar por mensajes.

Estas personas, mejores o peores personas (no los conozco) invirtieron tiempo y recursos en montar una infraestructura que financiaron como pudieron pero sin pedirle dinero al usuario. Yo entiendo que no sabeis de informática, ni ganas que tenéis. Perfecto. Pero ya os digo yo que montar y mantener la infraestructura de algo tan sencillo aparentemente como Whatsapp no es moco de pavo. Se necesitan servidores, se necesita ancho de banda a cascoporro, se necesita almacenamiento, un lugar donde tener tantos servidores, electricidad suficiente como para abastecer tu casa durante años, etc. Y todo eso, se puso gratis ahí, para el que quisiera. Y nos tiramos todos de cabeza y tuvo éxito. Esa fue la moneda de cambio. Ellos querían éxito y a cambio nos dieron a millones de usuarios un sistema de mensajería bueno, bonito y GRATIS.

Y ahora tengo que sentarme delante del ordenador a leer vuestras gilipolleces de niñatos desagradecidos.

A todos nos gusta ganar dinero por nuestro trabajo, ¿verdad?. No creo que a ninguno de vosotros os sobre la pasta como para trabajar gratis. No creo que ninguno de vosotros hayáis montado sin cobrar al usuario una plataforma gratuita de mensajería, ni de nada. ¿A que no?. Pero os gusta vuestra nomina a final de mes, ¿a que sí?. Pues estas personas que montaron Whatsapp e intentaron que fuera gratis el mayor tiempo posible, llegado cierto punto, a lo mejor pensaron que tenían tantos usuarios que se hacía poco viable mantener esa infraestructura enorme gratis. O, ¿por qué no?, querían ganar más dinero porque, coño, se lo merecen. Y dijeron. Vamos a cobrar un misero dolar a cada usuario, una única vez por dispositivo; que para el  usuario no es nada, pero a nosotros multiplicado por millones, nos viene muy bien para seguir manteniendo el chiringuito abierto.

¿Qué dices?, loco. El apartheid.

Ya estabais ahí todos indignadísimos, buscando alternativas. Apelando a la burda demagogia barata del “es que no es seguro”. Escusas baratas de todo tipo para no pagar un misero dolar a unas personas que han trabajado muy duro para que no tengáis que mandar SMS’s. Qué malas personas, qué egoistas, querer cobrar por su trabajo. Me cago en la puta, el mundo está lleno de personas malas que solo quieren verlo arder. Que son ricos, por ende, deben de pagar nuestra afición a molestar  con mensajes estúpidos a nuestros amigos en desmesura. Claro que sí.

Por eso digo que las cosas que leo al respecto me parecen memeces. No porque no contengan sentido. Es que, de base, son memeces.

Y el problema es que no sabemos ponernos en el lugar del otro. Y mucho peor, no tenemos ni idea de la infraestructura que hay detrás de algo así; pero opinamos de lo que no sabemos. Y se nos olvida el pasado cuando tuvimos que inventar un lenguaje comprimido de símbolos para decirlo todo en 160 caracteres y ahora, nos aburrimos, y mandamos una media de 20.000 caracteres gratis al día. Pero luego hay que entender las injusticias del primer mundo.

Y voy a terminar esto, como siempre, como todo. Aprovechando que os importa tanto que Mark haya comprado Whatsapp y os preocupe tanto que os espíe personalmente. Nadie os obliga a utilizar Facebook, nadie os obliga a comprar Whatsapp y nadie os obliga a nada salvo la presión social y el miedo ese que tenéis a la desconexión social. Podéis, tranquilamente, daos de baja de todas estas cosas y seguro que así vuestra maravillosa privacidad seguirá virgen, impoluta. Vuestras importantes actividades secretas a salvo. Vuestras fotos de las vacaciones, de lo que habéis comido ese día; vuestros absurdos motivacionales y todo lo demás. Y otra cosa más. Ni a Mark ni a mi nos importan una puta mierda vuestros datos publicados por vosotros con vuestro consentimiento en Facebook. Podéis dormir tranquilos.

No paguéis el dolar, de acuerdo. Pero por lo menos pensad un poco en el trabajo que hay detrás de todo esto. Porque no lo sabéis. Sois de esos que le pedís a vuestro primo el informático que os arregle las cosas gratis porque pensáis que nuestro trabajo no vale nada. Que no cuesta. Pues si no cuesta, adelante, que yo os pagaré gustosamente ese dolar.