europeas

Elecciones Europeas de 2014. Mis conclusiones.

Hola amigos. Ya sé que el propósito de este blog era hablar de sistemas y de running. De vez en cuando alguna opinión, pero lo justo. Pero quiero hacer una pequeña excepción con este tema meramente político, por justicia. Y, vaya, para que se me entienda.

Dejar claro, primero, que yo no he votado estas elecciones europeas (y casi me cuesta el divorcio :P). Mis motivaciones eran principalmente el desencanto con la clase política en general, el no estar de acuerdo con un sistema electoral de lista cerrada, ver un hemiciclo lleno de sinvergüenzas; pero ojo, no solamente los corruptos. Indignarme viendo como se unen todos, se ponen de acuerdo, en votaciones como la de bajarse los sueldos (y votan no), o cosas que les tocan directamente a ellos. La clase política. O como se va a poner de moda ahora, “los partidos de la casta”. Como resultado pensé que sería bueno experimentar el sentir de una persona desengañada. Como el 55% de los españoles que no votaron. Ver qué ocurre después, cuando ocurre el proceso electoral. Sacar conclusiones.

Mis pensamientos de partida eran de tono pesimista. Pensaba que igualmente, votásemos o no, todo iba a seguir igual. PPSOE con la mayoría, una merienda de negros. La izquierda dispersa, como siempre. El pueblo, atontado, como siempre.

Anoche me di cuenta de que me equivocaba bastante. Supongo que con matices. Pero que me equivocaba. O eso creo ahora. Que el pueblo no parece estar tan atontado como yo creía, ni la izquierda tan dispersa después de todo. Que yo debería de haber votado a Podemos (que era mi idea original). Que el pueblo responde, aunque lentamente. Pero que parece verse, dentro de este sistema electoral de mierda, algo de luz en la mente de las personas. Al menos.

Todo esto no cambia el sistema electoral de mierda. Todo esto no cambia los sueldos que se llevan muertos esta “casta” política. Que todo lo hacen por y para ellos mismos. Salvando a cuatro que parecen tener buenas intenciones (que ahora deben de demostrar con hechos). Y, bueno, más que nada; me hace recobrar un poco la fe en las personas. En la clase política no, claro está, pero creo que podemos excluir del grupo “personas” a la clase política puesto que ni ellos mismos se consideran iguales a las personas.

Si todo esto al menos sirve para meterle un poquitito de miedo en el cuerpo a algunos. Esos que quieren controlar todo lo que no controlan para dormir tranquilos. Lease twtter, partidos políticos minoritarios que de momento no se venden, derechos fundamentales como el aborto, la (des)educación, etc… pues ya me daré por satisfecho. Me gustaría ver que esto va a más, me gustaría ver este mismo resultado en las elecciones nacionales, me gustaría ver como los partidos del pueblo crecen. Y no solo eso, aunque esto ya es soñar, me gustaría ver como esos partidos del pueblo crecen lo suficiente como para arrebatarles el control a los que puso Franco a dedo, que ahí siguen. Y que se acaben las pensiones vitalicias para los que no las merecen, que se acaben las dietas de más de quinientos mil euros al año para esos mangantes que no tienen la decencia ni tan si quiera de ir a trabajar. Que se acabe la lista cerrada, que se acabe la falsa democracia esta que tenemos y que, ya me vengo arriba. Se termine la monarquía farolera esta que tenemos. De corruptos, también. Ladrones de casta.

Pero bueno. Hay que ir paso a paso, de momento, este primer paso no parece malo. Parece que hay al menos unos cuantos millones de españoles a los que no les gusta que les hagan comulgar con ruedas de molino. Ojalá, repito, esto solo sea el principio de un cambio.

Pido disculpas a las personas, en general; por la arrogancia, por pensar que eran tontos y no iban a saber votar bien. Pido disculpas a aquellos que tienen un voto menos que podría haber sido uno más. Creo que votar sí sirve, aunque el sistema de voto no sea el mejor.